miércoles, 8 de agosto de 2007

Nuevos sistemas constructivos. Más baratos y de mayor alcance social

Vivienda social. Barrio Los Piletones. Ciudad de Buenos Aires.
Construyen 36 edificios con un sistema prefabricado que emplea placas de poliestireno en paredes, pisos y techos; cuesta US$ 230 el m2
Miércoles 8 de agosto de 2007 | Publicado en la Edición impresa Noticias de Arquitectura. Diario La Nación.

La Corporación Buenos Aires Sur desarrolla en el barrio Los Piletones, en Villa Soldati, un complejo para que 432 familias puedan acceder a viviendas de buena calidad y con un costo muy inferior al de la construcción tradicional.

La obra, que comenzó en febrero y estaría terminada en noviembre, está a cargo de la Fundación de las Madres de Plaza de Mayo, que ganó la licitación pública, en la que se presentaron también otros cuatro proyectos privados.

El ministro de Producción del GCBA, Enrique Rodríguez, considera que "esta iniciativa dispone de un presupuesto total de 24 millones de pesos", y destaca que las dimensiones se ajustan a lo establecido en el Código de Planeamiento Urbano; además, habrá equipamiento completo de las unidades (incluso losa radiante) e infraestructura de servicios. Por otra parte, destaca: "El costo total por m2 será de 230 dólares, y 310 si se incluye la infraestructura, un costo menor frente a los 500 o 600 dólares por m2 de la construcción tradicional".

La obra, 36 edificios de tres plantas con 12 departamentos en cada uno, tendrá otra ventaja urbanística, porque se desarrolla en Avda. Castañares y Lacarra, frente al parque Indoamericano, uno de los espacios verdes más extensos de la ciudad. A esto se suma que la urbanización dispondrá de espacios internos abiertos, con consorcios de baja densidad demográfica.

Sistema constructivo

Una novedad es que se utiliza un sistema de construcción en seco originario de Italia y poco difundido en nuestro país, aunque tiene una antigüedad de 20 años y hay 27 plantas en todo el mundo. Con el método de construcción M-2, fabricado en nuestro país por La Barraca (ver recuadro), no se usan columnas ni vigas, las paredes no llevan ladrillos ni necesitan cimientos: se levantan sobre plateas de hormigón armado, a partir de paneles de poliestireno expandido F (telgopor de alta resistencia al fuego) envueltos en una doble malla de acero a los que se les proyecta concreto con un compresor y una pistola especial. "Se logra una resistencia estructural similar a la construcción tradicional, no se producen fisuras, son ignífugos, producen aislamiento térmico y acústico", explica el jefe de planta de La Barraca.

En esta obra se utilizan espesores de 8 cm en las paredes y 6 cm en las losas, pero que alcanzan hasta 15 y 20 cm de espesor si se tienen en cuenta las mallas y el concreto. Las viviendas proyectadas son departamentos de 60 m2, con un living-cocina, tres habitaciones y dos baños. También está prevista la construcción de una escuela, comercios, jardín maternal, parquización, iluminación y apertura de calles. El Estado estará presente mediante un Centro de Gestión y Participación.

Fernando G. Caniza

Fábrica de casas

Con la refuncionalización de un viejo depósito de lanas, exponente de la arquitectura industrial ladrillera de 1921, se localizó la fábrica del sistema constructivo M-2, empleado en el barrio Los Piletones, con proyecto del estudio Arquitectónika (López / Leyt / López / Yablon arquitectos), Asociado arquitecto Daniel de la Rosa.

El conjunto denominado La Barraca, en Avda. Pedro de Mendoza 3825 (esquina Montes de Oca), consta de tres cuerpos alrededor de un patio central, que actúa como calle interna de acceso. La fábrica de poliestireno expandido (aún en proceso de habilitación) se ubicó al fondo; el depósito, sobre una medianera, y la fábrica de paneles, en la nave con frente a ambas avenidas. En el área administrativa, a la izquierda del ingreso, se incorporó un acceso vertical que cose los niveles: "Se recuperaron 5200 m2 de galpones y oficinas con nuevas instalaciones eléctricas, sanitarias y de gas, con énfasis en la instalación contra incendio", detalla el arquitecto Darío López. Se cambiaron los pavimentos por pisos de hormigón armado, y se ejecutaron rampas para vincular la calle central con los galpones. También se realizó la remodelación de baños y cocina, y de un sector de planta baja y entrepiso para uso de oficinas y aulas.

En la fábrica, que dirigen en conjunto el GCBA y la Fundación Madres de Plaza de Mayo, trabajan 12 personas por turno produciendo 4500 m2 de paneles por día, y se dispone espacio suficiente en la planta alta para ampliar la capacidad de producción al doble. Con este sistema también construyen en la villa 15, Ciudad Oculta, otras 70 casas.

En Los Piletones se crearon 400 empleos; el 90% de los puestos de trabajo se cubrió con hombres y mujeres desocupados que reciben capacitación en obras y un jornal.

Para opinar



¿Conocía este sistema constructivo?


¿Qué otros materiales o productos industrializados pueden ayudar a abaratar la construcción?


Comparta otras experiencias exitosas en vivienda social

Link de la nota:
http://www.lanacion.com.ar/edicionimpresa/suplementos/arquitectura/nota.asp?nota_id=932571